Epic Card Game: La nueva era de juegos de cartas

Por: Norlando Zapata-
@Norlo28

En el año 2000 compré mi primer sobre de cartas de Pokémon TCG (Trading Card Game), que correspondía al Base Set. Ese fue el momento donde me convertí en coleccionista, hobby que permanece conmigo hasta el día de hoy. A partir de ahí, fue difícil no exponerse a franquicias como Yu-Gi-Oh!, que se hizo altamente popular gracias a su serie animada.

Las cartas siempre me parecieron atractivas y el factor coleccionable, en conjunto con emocionantes reglas de combate, lo hacían mucho más tentadoras. A medida que fui creciendo, decidí agregar nuevos juegos a mi colección: Duel Masters y, el inevitable, Magic: The Gathering.

Mientras mi adicción iba creciendo me percaté del lado negativo de los juegos de cartas coleccionables, que es precisamente ese, los juegos coleccionables vienen en sobres de cartas al azar.

Los menos expertos en el ámbito de los juegos de mesa lo verán como algo bastante normal y hasta positivo. No obstante, a medida que la afición crece los costos se van elevando, así como la frustración de no poder conseguir las cartas que necesitas para armar tu mazo soñado.

Por fortuna, algunos fabricantes se percataron de este asunto y decidieron romper con la tradición de "sobre al azar", dando como resultado excelentes juegos, tales como Android: Netrunner, Warhammer Invasion de Fantasy Flight Games y, más reciente, Star Realms de White Wizard Games.

White Wizard Games está conformado por nombres importantes en el mundo competitivo de Magic: The Gathering. Rob Dougherty y Darwin Kastle idearon el exitoso Star Realms y más recientemente, Epic Card Game, que emula la acción de los juegos de cartas intercambiables, sin el alto costo, resultado del modelo de venta por sobre al azar. 

Después de un Kickstarter bastante exitoso, Epic Card Game llegó a las tiendas, bajo la promesa de ser un juego similar a Magic: The Gathering, eliminando el factor coleccionable y con la ventaja de poder jugarse en diversos formatos con una sola caja.


Para empezar, el producto viene en una pequeña caja con 120 cartas y 8 cartas tokens (fichas) adicionales. El arte de la caja es muy bonito, pero cuenta con escasa cantidad de texto. No es necesario ya que por la parte de atrás del empaque, veremos una leve descripción, así como iconos que nos ilustran acerca de la duración de cada partida o cuántos jugadores simultáneos pueden jugar.

Por desgracia, la pequeña caja solo será útil para contener las cartas sin ningún tipo de forro plástico que sirva para proteger las tarjetas, así que el empaque será más o menos desechable. Dentro, viene un pequeño libro de reglas y todas las cartas de juego. Una vez leído el corto manual, puedes jugar partidas casi de inmediato.


En Epic, los jugadores asumen el papel de un dios, el cual convoca a campeones y manipula eventos para destruir a sus adversarios. Cada jugador cuenta con 30 puntos de vida inicial y gana la partida reduciendo a 0 al oponente o cuando no puede sacar más cartas de su mazo. Esto último es revolucionario ya que en la mayoría de los juegos de cartas pierdes cuando te quedas sin mazo.

El arte de las cartas es impresionante y llega a ser tan bueno como el de Magic: The Gathering. Además del arte, existen otras similitudes entre ambos juegos como por ejemplo las 4 facciones marcadas por su propio logotipo y su color. En Epic, las facciones son Good (amarillo), Evil (rojo), Wild (verde) y Sage (Azul), y el set inicial trae 30 cartas de cada una de estas alineaciones. 

Con una escueta revisión de cada grupo de 30 cartas es inevitable notar que cada facción tiene su propio estilo de juego y cartas que trabajan en "combo". Algo bueno es que todas las alineaciones se pueden mezclar sin problemas ni limitaciones.

Tyrants, la primera expansión de Epic.

Existen dos tipos de cartas en Epic: Cartas de Campeones que son las criaturas que lucharan por ti; y cartas de Evento, que tienen efecto sobre las cartas del campo y las cuales se desechan a la Pila de Descarte una vez utilizadas.

Algo que "arregla" Epic con respecto a Magic: The Gathering, es el recurso de maná, que es lo que usas para costear tus cartas. En Epic, los jugadores reciben 1 de oro para pagar por sus Campeones y Eventos los cuales tienen costo de 1 ó 0 de oro. De este modo, no hay nada que no puedas jugar, ni cartas que no puedas costear desde el principio del enfrentamiento. Por otra parte, cuando juegas una carta de evento, tu oponente no podrá negarlo. Simplemente su efecto ocurrirá y no habrás desperdiciado tu recurso.

¡Auch!
Las similitudes con Magic: The Gathering no acaban ahí. Algunos elementos como el Ataque, Defensa y MUCHAS habilidades se manejan de forma muy similar en ambos juegos.

Lo que realmente hace resaltar a Epic son las cartas y sus efectos, que a veces se sienten como si jugaras tu juego de cartas favoritas con muchas cartas de altísimo poder que probablemente fueron limitadas o "banneadas" (prohibidas para juego competitivo). Esto último no hace que Epic se sienta desbalanceado, ya que todas las facciones cuentan con cartas poderosas y que van a mover la dirección de la batalla muchas veces durante una misma partida.

Por otra parte, el juego hace honor a su título de forma un poco diferente a la esperada. Cuando piensas en algo "épico" te imaginas hordas enfrentándose,como en Warhammer Invasion. Epic apunta más bien por campeones con mucho poder y cartas de Evento que puedan hacer mucho daño, cambiando la dirección del enfrentamiento. Por ejemplo, algunos Campeones tienen números exagerados en su ataque y defensa y un solo golpe directo al jugador puede acabar con la partida.

Del mismo modo, los eventos tienen efectos extremos y que hacen que hasta el Campeón más intimidante, pueda desaparecer en un instante. Por ejemplo, el evento Evil que destruyó todos los Campeones del campo y trae en su lugar fichas de Zombie. Además, a diferencia de los juegos (Si, Yu-Gi-Oh!, es contigo) de cartas intercambiables tradicionales, Epic no incluye cartas "de relleno" que nunca jugarás. Cada tarjeta tiene efectos que de una u otra forma pueden beneficiarte si la juegas en el momento correcto.

Más allá de cartas poderosas y divertidas, Epic ofrece diferentes formatos de juego disponibles solo con la caja inicial. Por ejemplo, puedes hacer un juego rápido mezclando las 120 cartas del set y repartir 30 a cada jugador e iniciar una partida con cartas aleatorias. También puedes jugar diferentes formatos de multijugador desde 3 hasta 4 jugadores. Con más copias de la caja básica de Epic puedes hacer un evento "draft" bastante grande o partidas multijugador de más de 4 personas.

Epic, obviamente, no puede ser perfecto. Uno de los defectos que pude notar es que el juego no se siente progresivo, es decir, los turnos finales de una partida no se sentirán muy diferentes a los primeros. Esto es consecuencia de que los Eventos y Campeones tienen costo de 0 y 1 de oro, siendo 1 la cantidad máxima que obtienes de este recurso. Además, como mencioné previamente, existen varias cartas que pueden prácticamente acabar con todo en el campo y hacer que el juego se "reinicie", cambiando la dirección de la partida.

Para finalizar, Epic es un juego que he disfrutado en lo poco que he jugado. Se me hizo muy familiar y en 15 minutos ya sabía como jugarlo. Además, White Wizard tiene videos tutoriales en YouTube, lo cual facilita el aprendizaje y aclara las dudas que pueda dejar el corto libro de reglas. En una futura entrada hablaré más de este fascinante juego de cartas. Por ahora, no puedo dejar de recomendarlo 100% así como a Star Realms y el kickstarter de Hero Realm de White Wizard Games.

2 comentarios :

Publicar un comentario